Seguidores

jueves, 5 de noviembre de 2009

Se apagan las luces

Se apagan las luces del entendimiento,
mientras la ira se cuece,
en mis marmitas de barro.


Y la ironía se despierta como un nuevo amanecer,
mientras que las afónicas palabras de un pensamiento,
se han desnudado para aplicar su teoría.

Y los prejuicios hacen su traje con el comportamiento
humano.

Y un aire tupido de testarudez, nos hace que sigamos
con nuestro circulo viciado de usos y costumbres.

Ahora se encienden las ideas,
e intentan traspasar la lógica sobre la imaginación,
y los duendes y hadas intentan meter miedo y magia
a través de nuestra locura temporal.
a través de una pincelada profunda,
hecha con polvo y barro,
con yeso y paja.

Más abajo, donde el sentido se pierde,
en pequeños rasgos de nuestra personalidad,
sale ese yo que llevamos oculto,
intentando contener el genio y figura,
con que la vida nos engendró.

Y ese carácter que llevamos amasando durante años,
va mostrando su parte oculta del sentido.
su parte vista del pesar.

Y vuelta a pensar unos nuevos circuitos,
con un reciclaje de neuronas,
que se equivocaron de camino,
que se equivocaron al caminar.

Y la zozobra y el sopor,
me vuelven un pensador de a pie,
un romántico de la sencillez,
un pintor de lo imaginativo,
y con todo ello enmarco mis palabras,
porque su contenido está
compuesto de ideas y acuarelas,
de recuerdos y pretensiones,
de unos restos de sueños y algunas alucinaciones.

Francisco Peiró

2 comentarios:

Clara Schoenborn dijo...

Francisco: gratos tus poemas, gratos de leer, fuertes como corrientes, honestos y con toda la carga de tu energía vital y la hondura de tus pensamientos. Me encantaron. Vendré por aquí a menudo para irlos degustando poco a poco. Abrazos.

Francisco Peiró dijo...

Gracias Clara por tus comentarios, la verdad
es que me gustaria que me leyeran muchas personas como tu, que saben valorar, nuestras
almas de poetas, si puedes comenta a tus contactos que entre en mi blog, y me das los suyos para entrar en ellos, si te parece.
un saludo y bienvenida.