Seguidores

sábado, 3 de julio de 2010

Tengo un paisaje aprendido



Tengo un paisaje aprendido,
a través de las palabras,
unas olas que estudio,
a través de los labios.
la punta del iceberg,
a través de los hechos,
la onda hacia el occipital
a través de los recuerdos.

Ansío un mundo mejor,
un planeta con marionetas sin hilos,
con políticos que no utilicen las mentiras,
con curas que doctrinen la fe con la verdad.

Deseo ser más grande que un alma,
más pequeño que la luz,
mediano paciente ante la impaciencia,
lucido teniente contra la falta
de hambre y de sed.

Necesito ser alguien distinto,
alguien que no se copie,
de otro alguien,
alguien que no le apunten
con el dedo,
alguien que no le señalen,
con la mirada.

Aspiro a ser un gran humano,
un veterano de la humanidad,
una especie de ser viviente,
que no se muera en la rutina,
que se renueve día a día.

Fluyo entre mis esencias,
narro entre mis recuerdos,
beso entre mis sabanas,
acaricio entre mis lagrimas,
susurro mientras entierro mi tristeza
entre tus brazos que me amparan.

Autor: Fco. Peiró Gimenez Gimenez
© Todos los derechos reservados

1 comentario:

¡¡¡ Llego Primavera !!! dijo...

Todos tenemos un paisaje aprendido pero lo bueno es saber que hay que salir, que la tristeza no se quede con nosotros, los recuerdos hacen mal, no dejan curar heridas.
Realmente bello tu poema pero triste a mi forma de verlo.
Primavera