Seguidores

sábado, 24 de julio de 2010

El temor es mi amigo



A veces,
me asusta el silencio que intenta decirme algo,
pero cuando me paro a pensar, solo oigo un tic tac
de péndulos relojeros,

Y
las gotas de lluvia que golpean al cristal,
como si quisieran que les abriera la puerta
para venir a saludarme.

Más,
un seudónimo sacado de mi nombre,
en un momento de testarudez,
que rubrica poemas que vaya usted a saber,
que cenizas y misterios guardo dentro de él.

Pero,
las noches oscuras me dan miedo,
intento hacer entrar la luz de la luna,
la brillantez de las estrellas,
para que me acunen en mi soledad.

Ya
oigo ruidos de Ángeles o demonios,
que me vienen a buscar.

Me pregunto,
porque, quien llama a estas horas,
quien arrastra cadenas,
quien me mira fijamente en la nuca,
quien me da su hedor de fantasma,
quien me da su calor de alma.

Un sudor frío,
anda por todo mi cuerpo,
cierro los ojos, me relajo,
y una gelatinosa sonrisa,
llena todo mi rostro,
no hay miedo, no hay dolor,
no hay pena, porque estoy vivo,
porque nada temo, porque todo lo que siento,
porque todo lo que encuentro, lo amo y es amor.

Autor: Fco. Peiró Gimenez.
© todos los derechos reservados

1 comentario:

Primavera en Otoño dijo...

Somos humanos tenemos miedos pero luchamos una y otra vez contra ellos, porque hay que seguir la vida lo mejor posible, y a veces sufrir, es sinonimo de estar vivos.
Primavera