Seguidores

viernes, 29 de enero de 2010

Hoy he bebido de tu sonrisa



Hoy he limpiado el arma,
con que disparo mis palabras,
con balas de inconsciencia,
con una incontinencia que emite
sus partes liquidas,
con lagrimas como puños,
que enarbolan a su aire,
una bandera y media,
y a la vez blanca,
de estupefacción y asombro.

Hoy he acariciado tu cara,
he tocado tu rostro,
he sentido el cielo,
muy cerca de mi,
mi corazón ha dicho uf, uf,
mi alma no ha dicho nada,
porque se ha quedado asombrada.

Hoy he sentido mi cuerpo
a dos metros de tu cuerpo,
aunque mis ojos te alcanzaban,
y miraban tus labios,
y miraban tu boca,
y miraban tu sonrisa,
y miraban tu dulzor.

Hoy que no el ayer, con restos del mañana,
una palabra mágica se resbala por mis pensamientos,
un poema alocado que rompe el silencio,
una narración poética que endulza aun más
tu mirada.

Hoy he aprendido a estar callado,
a ser humilde mientras desespero,
a ser real mientras la cobardía me humilla,
a ser fiel en lo que nunca creía,
a ser mortal a la acidez de las lagrimas,
a ser sincero con mi mirada,
a ser humano con mis caricias,
a ser tu amigo con mis abrazos.


Hoy he conocido una bella muchacha, la vida,
una bella doncella, el amor,
un dulce bombón, tus labios…..

Autor: Fco. Peiró.

2 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Que dulzura de poema.. Una verdadera hermosura.
Cariños!

Francisco Peiró dijo...

Gracias sol,
me agrada que te guste mi poema.
besos