Seguidores

lunes, 6 de junio de 2011

La belleza de la nostalgia



La nostalgia se vuelve aceite hirviendo,
que nos quema, cuando no hemos sabido aceptar,
la derrota del momento,
la inmadurez de nuestro pasado,
la desfachatez de nuestra soberanía,
la incompetencia de nuestros sentimientos ante los demás.

Y hoy estamos aquí, con pensamientos del pasado,
que no nos dejan ver el presente,
y mucho menos el futuro,

Nos sentimos especies raras y en extinción,
cuando en realidad somos peces de colores,
cada uno con su personalidad, con su luz, con su color….

Nos sentimos culpables aunque disimulemos
que siempre tenemos la razón.

Para nosotros, el ser cautelosos,
es una medida inmensurable,
es un liquido insaboro,
es un fuego que quema la liquidez
en nuestras entrañas.

Nos sentimos héroes de cara a los demás,
pero insatisfechos por dentro,
quizás porque ese cambio constante de la humanidad,
es lo que hace que evolucionemos,
porque la esencia del ayer,
mantiene las razas, en sus políticas y costumbres,
pero las innovaciones nos hacen más libres,
más ateos, más atentos, más maleables.

La verdad que nadie alcanza la saciedad,
siempre queremos más,
y no paramos de acumular riquezas
que tan solo secan el alma,
que tan solo nos acorta la vida.

Quizás la nostalgia es un corrector
de nuestros movimientos,
un predictor que nos dice que si si o que si no
realmente estamos embarazos, de nuestro ego,
cuyo parto solo se realiza,
si sabes compartir con los demás,
si sabes apartar la realidad con lo negativo,
si sabes vencer tus miedos y tus temores,
si sabes aprender a volar hacia donde el destino te lleve.

Autor: Fco. Peiró Gimenes - © Todos los derechos registrados

2 comentarios:

Flora luz dijo...

Pensamiento del pasado, que no nos deja ver el presente y nos turba y nos ciega hasta undirnos en un abismo de tristeza!!!!!!!!! Gracias amigo. Un beso.

Fran dijo...

un buen trabajo de composición y pensamiento