Seguidores

jueves, 9 de febrero de 2012

Tengo domiciliada el alma



Tengo domiciliada el alma
a plazo fijo
a cuerpo tactil
a manos secas
a labios dulces
a caricias por aprender
a suspiros por compartir..

Y sin embargo,
mil lagrimas resbalan
hacia mis intestinos,
la vida me duele…
el dolor aprieta
el amor me despista
la compasión me atrasa
la revolución no llega,
tan sólo crisis, miseria y recortes
son avanzadillas
que con sus guerrillas
nos meten miedo en nuestros cuerpos
creando mentes negativas
y lenguas mentirosas.

¿Qué quien soy yo para decir….?
La verdad ya no se….
tal vez ni hombre, ni humano,
ni tan siquiera cadaver andante
ante tanta falta de misericordia,
de cordialidad, de amistad….
de aquellos tiempos donde la amistad
era ferrea, y el tiempo no oxidaba,
de aquellas eras donde la familia
estaba unida, era un pack,
era un clan, era una región,
de riquezas y prosperidad…

Ahora, sin embargo,
oigo llantos, lamentos, miedos….
ojala la vida no fuese tan insipida,
tan opaca, tan insalubre…

©Derechos registrados
Autor: Fco. Peiró Gimenez

1 comentario:

enletrasarte(Omar) dijo...

hecho como para 'sacarse la mufa'
buen trabajo, saludos Francisco